Mi primer cuento. "Milquinientostreinta" (1993)

Milquinientostreinta


Andrés tiene milquinientostreinta chimpancés; así que se levanta todas las mañanas muy temprano, llueva, truene, o esté nubladito; a servirles el desayuno a sus milquinientostreinta mascotas.

Así dicho, parece fácil.
Cualquiera puede servir en un santiamén, milquinientostreinta leches chocolatadas con sus milquinientostreinta tostaditas untadas con manteca, con otros milquinientostreinta pancitos con dulce de leche.

Pero hay un problema: ninguno de sus simios desayuna lo mismo.

A trescientos veinte, les gusta la leche calentita, pero no mucho.
A doscientos cuarentaidos también, pero con dos cucharaditas de azúcar.
Trescientos treintaiuno exigen leche chocolatada fría, sin azúcar.
Doscientos trece también, pero con muchísimo chocolate.
Los cuatrocientos veinticuatro restantes quieren la leche sola, tibia, y con tres cucharadas de azúcar.

De los que les gusta la leche sola, ciento cuarenta piden pan con manteca, pero sin tostar; por suerte quieren lo mismo doscientos treinta de los que toman chocolatada fría.

En cambio prefieren la tostadita blandita y con dulce de leche, ciento cuarentaidos chimpancés de los que toman leche calentita pero no mucho, y noventaiocho de los que la exigen con mucho chocolate.

¿Empiezan a imaginarse porque Andrés se levanta tan temprano?
Para cuando termina de servir, levantar la mesa y lavar las milquinientastreinta tacitas, (todas con dibujitos diferentes), ya se hizo la hora del almuerzo.

En realidad, Andrés no tiene milquinientostreinta chimpancés.
Milquinientostreinta chimpancés lo tienen a él.

Por suerte, en el almuerzo, la merienda, y la cena, sólo comen bananas.


sinFIN…


A.S

Me dijeron que en el
REINO DEL REVÉS,
un señor llamado ANDRÉS;
tiene milquinientostreinta
chimpancés, que si miras no los ves...

M.E.W


(Este cuento era sólo un cuento; hasta que mis amigos Viviana Bilotti y Ariel Cortese sí que los vieron, y crearon un libro álbum a cuatro manos (cuatro ojos, dos cerebros, un alma y un corazón. Que este libro aún sea muy inédito, no es impedimento para que esta manga de monos vivan allí, felices)

Para ver alguito, en el blog de Ariel Cortese, sección Ilustración (claro que tener en las manos la maqueta es una experiencia primate de primera, casi que huele a bananas)

12 comentarios:

Selva Bianchi dijo...

Iupi!!!!! no sé cómo los pudiste contener todo éste tiempo....
Besos.

Eleonora dijo...

No debe haber ilustrador, Andrés, que no sueñe con ilustrar este cuento. ¡ Y qué festín se dieron los que los hicieron!

Los curiosos pueden espiar acá:

http://arielcortese.blogspot.com/2010/01/libro-album1530-ariel-cortese_17.html

A.S dijo...

Selva, yo tampoco.

A.S dijo...

Eleonora, ¡que lo digas vos!.

Y pasen por lo de Cortese, que siempre vale la pena.

Olga A. de Linares dijo...

¡Me encantó, Andrés! ¡Divertidisimo, me imaginaba al pobre Andrés de tu cuento preparando esos 1530 desayunos y me mataba de risa! Una sola cosa más: no te creo nada aquello de que después de este cuento empeoraste... ¡Andáaaaaaaa!

A.S dijo...

Olguilla! gracias.
¿Viste que hay días que te parece que todo lo pasado fue mejor?

elquesusurraenlaoscuridad dijo...

Me reí muchísimo. ¿Es un buen comentario, no?
Lo primero tuyo que leí fue aquello de LSD. (via Eleonora Arroyo) y después no sé por qué, no volví) ahora de nuevo via EA volví, y no sé por qué aquella vez no volví.
Espero volver, y sé por qué.

A.S dijo...

Oscurosusurrón: primero, sí es un buen comentario.
segundo, veo que lo que usted le falta en la foto-perfil y justo lo que se ve en mi foto-perfil ¿seremos complementarios?
Respecto a nuestra EA, es la última personahada que he conocido.

Viviana Bilotti dijo...

Estimadisimo A! esos monos han dejado mucha tela que cortar, gracias y 1500 gracias!
después le hablo en vivo...
Vibitt(recién llegada de las vacancias)

Epístola Gutierrez dijo...

Me ha encantado tu cuento. Si fuese ilustradora, seguramente me encantaría hacer algo a partir de él.
Me iré a espiar de qué se trata.
Un beso.

A.S dijo...

gracias Epístola, muy amable de tu parte.
Saludos de mis monos también

Anónimo dijo...

Hola, Andrés!!! Nos hemos reído tanto con el trabajo de Andrés al preparar el desayuno para milquinientostreinta simios, jajja. Hoy nos juntamos dos sextos a mirar tu blog y leímos esta historia. Nos estamos divirtiendo mucho, mucho y mucho. Esperamos conocerte en persona el 16. Ah, y si querés trae una de tus mascotas.
Sexto C, D y seño Ester